La donación de sangre es un acto altruista, solidario y desinteresado en el que el principal protagonista es el donante que ofrece desinteresadamente su sangre y su tiempo con el único fin de ayudar a otras personas.
En este proceso participan varios profesionales del Banco de Sangre que tienen como objetivo que la sangre donada sea correctamente tratada y destinada a la transfusión de los pacientes que lo necesitan.
Pueden donar sangre: Las personas con edad entre 18 a 65 años, con un peso mayor de 50 kilos, deben gozar de perfecto estado de salud y no tener factores de riesgo para enfermedades como hepatitis, sida u otras.
Se benefician con la donación: Los pacientes con cáncer, leucemia, los accidentados, los hemofílicos, los que pierden sangre en forma aguda como en accidentes, politraumatizados, partos, en cirugías, los quemados, etc.

Tú puedes ser un Héroe

DONA SANGRE Y SALVARÁS VIDAS

El proceso de donación puede dividirse en cuatro fases: 

Recolección de datos del donante

El primer paso es que su donación sea adecuadamente registrada e identificada. Para ello, es necesario que usted nos facilite su nombre, apellidos, domicilio y teléfono además de aportar el DNI o en su defecto su pasaporte o documento oficial que le identifique, para atestiguar su identidad. El tratamiento de sus datos personales es absolutamente confidencial y tiene como finalidad gestionar su donación de sangre.

Historia y exploración médica

El personal médico o de enfermería le tomará la tensión arterial y medirá los niveles de hemoglobina en una pequeña muestra de sangre extraída mediante un leve pinchazo efectuado con una lanceta desechable, estéril y de uso único, en uno de los dedos de la mano. Si los niveles de hemoglobina son los adecuados y determinan que no tiene usted anemia podrá donar después de contestar un cuestionario confidencial sobre su historial médico. Este cuestionario tiene como fin garantizar que la donación es segura para usted y para el paciente que va a recibir su sangre.

Donación de Sangre

Después de desinfectar cuidadosamente la zona anterior del brazo donde la enfermera colocará la aguja estéril, de uso único y desechable, su sangre pasará a la bolsa de extracción. Tan sólo notará al principio un leve pinchazo. La donación durará entre 5 y 10 minutos y el volumen extraído será aproximadamente de unos 450 ml de sangre. Una persona puede tener entre 4.5 a 6 litros de sangre por tanto es una pequeña cantidad la que se dona y ésta se recupera rápidamente.

Dado que en todo momento se emplea material estéril, de uso único y desechable no existe riesgo alguno de contraer ninguna enfermedad durante la donación de sangre.

Breve descanso y refrigerio

El último paso pero no el menos importante consiste en descansar al menos 15 minutos, ofrecerle una bebida y algún alimento ligero antes de reanudar su actividad normal. Es importante beber muchos líquidos durante las 24 horas siguientes a la donación sangre especialmente en verano.

¡Cómo puedes ver, la donación de sangre es segura y fácil no dura más de una hora todo el proceso!